Tendiendo Puentes

PARA TENDER PUENTES DE ESPERANZA NECESITAMOS…

HERRAMIENTAS

 

Lápiz: Para apuntar aquello que merezca la pena.

Goma: para borrar, no del papel y sí de la memoria, lo que nos hace sufrir o paraliza nuestro dinamismo.

Mochila: Para guardar lo importante, lo que da sentido, lo que motiva, lo que construye, lo que alienta, lo que nos invita a mirar siempre al horizonte.

Gafas: Para mirar con ojos limpios, mirada nueva los acontecimientos que cada día tenemos la oportunidad de estrenar.

Sacapuntas: Para no “sacar punta” a la fragilidad que todos compartimos.

 

Lupa: Para no juzgar a los demás y ser justos en nuestros juicios, y misericordiosos con lo que nos dicen y vemos.

 

Agenda: Para apuntar aquello donde, sin excusa y con valentía, tenemos que estar presentes.

 

Compás: Para marcar la diferencia entre el bien y el mal, para delimitar aquello que
nos puede dañar.

 

Calculadora: Para saber aquellos instantes en los que sumamos realizando algo por los demás, y, por lo tanto, las horas en las que hemos aumentado y no restado felicidad.

 

Tijeras: Para cortar, de nuestras palabras y actos, todo aquello que genera desencuentro, violencia, indiferencia, pasotismo.

 

Libros: Para adentrarnos en la sabiduría y adquirir una óptica de la historia y del mundo.

Cruz: Para comprender que, sin Dios, la educación no es íntegra, ni está acompañada por el AMOR más grande, ni por el ÚNICO MAESTRO que me pidió que sea feliz, que me esfuerce cada día en ser mejor y en compartir su luz conociendo mi sombra. Que disfrute, quería, que valore, que Él siempre va a estar en mí… QUE AUNQUE DUDE Y TENGA MIEDO, CONFÍE, ya que esa es la fe, confiar en Él a pesar de mí.

 

PERSONAS

Un puente es algo que une, que sirve para poner en contacto o acercar dos cosas distintas. Las personas podemos ser esa conexión que comparte, que suma, que ayuda y que aporta…

Alguien necesita de ti, tanto como tú has necesitado de otros. Suma, construye, conecta… y verás que el conectar puentes, también tiene el maravilloso efecto de alejarte poco a poco de lo tóxico que inevitablemente ronda en el camino.

Que este curso seamos ese puente hacia la esperanza de mejorar lo que se encuentra a nuestro alrededor.

Están disponibles para los demás.
Comparten trabajos e ideas.
Anticipan su ayuda.
Acompañan y escuchan sin juzgar.
Son empáticos.
Ayudan a avanzar.
Escuchan para poder caminar juntos hacia un objetivo común.
Comparten, suman y aportan.
Están atentos a las necesidades del otro.
Construyen espacios de amistad, de equipo y de comunidad.
Transforman los problemas en oportunidades.
Caminan juntos sin dejar a nadie atrás.

Esto es lo que queremos que sea el Nuevo Curso. De todos nosotros depende que lo soñemos, lo creamos, lo hagamos realidad y lo vivamos con pasión.

 

¡FELIZ CURSO 2021 – 2022!